REGULACION DE LICENCIAS DE LOS FUNCIONARIOS PUBLICOS




Promulgación: 23/01/1990
Publicación: 02/02/1990
  • Registro Nacional de Leyes y Decretos:
  •    Tomo: 1
  •    Semestre: 1
  •    Año: 1990
  •    Página: 14
Referencias a toda la norma

CAPITULO II - LICENCIAS POR ENFERMEDAD

Artículo 12

   Las licencias por enfermedad que superen los sesenta días en un período
de doce meses o los noventa días en un período de veinticuatro meses,
deberán ser comunicadas al jerarca de la unidad ejecutora. Este ordenará
solicitar el dictamen de sus servicios médicos o del Ministerio de Salud
Pública en su caso, a efectos de determinar la pertinencia de la
realización de Juntas Médicas de la Administración de los Servicios de
Salud del Estado, con la finalidad de establecer la aptitud física o
psíquica del funcionario para el desempeño de sus tareas habituales.

   Si el interesado no comparece a la segunda citación que le practiquen
las Juntas Médicas de la Administración de los Servicios de Salud del
Estado, el Poder Ejecutivo dispondrá la retención de sus haberes hasta un
50% (cincuenta por ciento).

   Quedan excluidas de los plazos establecidos en el inciso primero de
este artículo, las inasistencias derivadas del embarazo.

   Cuando las inasistencias no determinen imposibilidad permanente para el
desempeño de las funciones, podrán prolongarse hasta por un año, pudiendo,
por resolución fundada de las Juntas Médicas de la Administración de los
Servicios de Salud del Estado, extenderse dicho plazo por hasta un año
más.

   Vencido dicho plazo se procederá a la destitución del funcionario por
la causal de ineptitud física o psíquica, previo otorgamiento de las
garantías del debido proceso.

   Para el caso que del dictamen de la Junta Médica de la Administración
de los Servicios de Salud del Estado resultare que el funcionario perdió
su capacidad física o psíquica en forma permanente para el ejercicio de su
cargo, el organismo al que pertenece deberá proveer informe al funcionario
para su presentación ante el Banco de Previsión Social (BPS).

   Si el dictamen del BPS determina incapacidad absoluta y permanente para
todo trabajo, el BPS sin más trámite procederá a documentar los servicios
y verificados más de diez años, le otorgará en concepto de anticipo
mensual, el equivalente de las dos terceras partes de su sueldo nominal,
sin que su monto pueda en ningún caso ser inferior al mínimo jubilatorio
general.

   Si no se produjese la destitución, de los sueldos retenidos se reintegrará la suma anticipada al BPS.

   En caso que el funcionario no acceda a la jubilación por imposibilidad
total y absoluta para todo trabajo, tal circunstancia será comunicada por
el BPS al organismo de origen. Recibida dicha comunicación el jerarca del
Inciso dispondrá de un plazo de sesenta días corridos para definir si el
funcionario puede desarrollar tareas adecuadas a su capacidad certificada
por el BPS, en el referido organismo. En forma previa a la reasignación en
el mismo organismo, deberá recabarse la aceptación expresa del funcionario, para lo cual este contará con un plazo de veinte días hábiles a partir de su notificación. Vencido el plazo de sesenta días corridos y
de no verificarse la reasignación del funcionario dentro del organismo, el
jerarca lo declarará excedente, no rigiendo en estos casos lo dispuesto en
el artículo 21 de la Ley N° 18.719, de 27 de diciembre de 2010. En forma previa a la declaración de excedencia deberá recabarse la aceptación expresa del funcionario, para lo cual este contará con un plazo de veinte días hábiles a partir de su notificación.

   Una vez incluido el funcionario en la nómina de personal a redistribuir, el procedimiento continuará conforme a lo dispuesto en el artículo 22 y siguientes de la Ley N° 18.719, de 27 de diciembre de 2010, en cuanto corresponda.

   Notificado el funcionario de su nuevo destino deberá recabarse su
aceptación expresa, para lo cual este contará con un plazo de veinte días hábiles a partir de su notificación.

   Vencidos los plazos establecidos en la normativa referida sin que se
hubiera verificado la aceptación por parte de ningún organismo a los que
pudo ser ofertado, el jerarca del funcionario dispondrá, previa vista, los
trámites pertinentes para su destitución.

   Si las tareas que el funcionario puede cumplir, ya sea en su propio
organismo o como consecuencia de su redistribución, implicaran un cambio
de escalafón, previo informe de la Oficina Nacional del Servicio Civil, el
mismo será incluido en el último grado ocupado del nuevo escalafón,
manteniendo su nivel retributivo.

   En todos los casos en que resultare que el funcionario destituido no
tuviere derecho a percibir jubilación, el BPS le servirá como única
indemnización, el equivalente de tantos sueldos en actividad como el
número de años que hubiere prestado servicios a la Administración Pública, sin perjuicio de la indemnización que pudiera corresponder en el caso que
la ineptitud provenga de un accidente en el desempeño de sus tareas.

   Los cargos o funciones de aquellos funcionarios amparados en el       subsidio transitorio por incapacidad parcial (artículo 22 de la Ley
N° 16.713, de 3 de setiembre de 1995, en la redacción dada por el artículo
5° de la Ley N° 18.395, de 24 de octubre de 2008) permanecerán en reserva hasta tanto se resuelva en forma definitiva su situación. (*)
  (*)

(*)Notas:
Redacción dada por: Ley Nº 19.670 de 15/10/2018 artículo 7.
Ver vigencia:
      Ley Nº 19.670 de 15/10/2018 artículo 2,
      Ley Nº 17.556 de 18/09/2002 artículo 2.
Redacción dada anteriormente por: Ley Nº 18.719 de 27/12/2010 artículo 45.
Inciso 1º) redacción dada anteriormente por: Ley Nº 17.556 de 18/09/2002 
artículo 68.

TEXTO ORIGINAL: Ley Nº 18.719 de 27/12/2010 artículo 45, Ley Nº 17.556 de 18/09/2002 artículo 68, Ley Nº 16.104 de 23/01/1990 artículo 12.
Referencias al artículo
Ayuda